Tengo un amigo que cuando le dije que iba a estudiar para Coach, lo primero que hizo fue gritarme «¡¡¡¡Enséñame la pastaaaaaaa!!!!» me estuve riendo un rato aquel día. Me lo dijo también cuando le dije que ya tenía el título. Ahora cada vez que me ve me grita «¡¡¡¡Enséñame la pastaaaaaaa!!!!«. La verdad es que la tercera vez que me lo dijo dejó de hacerme gracia. Si lees esto, amigo mío, deja de hacer siempre la misma broma.

Por favor.

Cuando le dije a mi madre que ahora era Coach me dijo que no pensaba volver a aprenderse otra palabra más en inglés.

Mi amigo Carlos, el fiscal, me dijo, ah, eso es un amigo de alquiler, ¿no? ¿la gente paga por eso? Eso más bien es para americanos. Del norte.

Mi amiga María me dijo «¿Eso es animador, no?»

Las respuestas que obtengo no deberían sorprenderme a estas alturas, pero sí, lo hacen.

Vende humo.
Timador.
Gurú.
Conferenciante.
Charlatán
Discípulo de Paulo Coelho
¡¡¡¡Enséñame la pastaaaaaaa!!!! (por favor, basta)
Motivador
Re-motivador
Telepredicador
Pregonero
Consultor
Positivista
Zen
Monologuista
Homeópata
Optimistador
Optimizador
Filibustero
Hijoputa

Es curioso que, aunque parezca que el Coaching está muy, pero que muy de moda y que hay coaches hasta en la sopa (como ya os explicaba en este post), parece que nadie tiene muy claro lo que es un coach y en qué consiste un proceso de Coaching.

Aunque muy probablemente las películas tengan buena parte de culpa de eso…

Os adelanto que este no es, ni de lejos, mi estilo 😉

Para empezar, el Coaching efectivo es el que busca la motivación desde DENTRO y no desde fuera (como el vídeo).

Tampoco te voy a dar una charla motivacional de unos minutos. Si quieres que te ayude a encontrar o cumplir un objetivo vamos a recorrer juntos un camino que tiene una duración. Pero cuidado, ¡tampoco pienses que te voy a agarrar y no ve voy a soltar!

Un proceso de Coaching no es indefinido y tiene siempre un objetivo muy concreto y marcado.

Soy un profesional que te acompañará en un proceso de cambio:

  1. Ayudándote a encontrar un objetivo para tu vida personal o profesional
  2. Ayudándote a vencer los obstáculos que te alejan de tus objetivos.
  3. Encontrando nuevas perspectivas
  4. Explotando todo tu potencial.

Es un proceso, entre tú y yo que suele durar unas ocho sesiones (una por semana) de una hora. Estas sesiones pueden ser presenciales, pero si no podemos vernos también pueden ser vía Skype. Obviamente podemos trabajar más tiempo juntos, pero probablemente lo que estemos haciendo es concatenar distintos procesos (porque, por ejemplo, has logrado un objetivo, te he gustado 😉 y vamos juntos a por otro).

No soy psicólogo y esto no es terapia.
Como ya he explicado más arriba, el Coaching no es terapia, por lo que te aconsejaría que vayas a un psicólogo si estás deprimido o tienes un trauma. Asimismo, si estás recibiendo terapia o tratamiento psicológico o psiquiátrico, tendrás que avisar a tu terapéuta que incias un proceso de Coaching, ya que para nada quiero interferir en tu terapia.

Antes de conocernos en persona y hacer nuestra primera sesión, vamos a tener una pequeña entrevista telefónica, en la que te haré una serie de preguntas y, posteriormente, te enviaré un formulario vía mail. A partir de ahí sabremos si podemos empezar un proceso de Coaching o, por el contrario, decidimos que es preferible esperar o quizá derivarte a otro profesional.

Normalmente los procesos de Coaching suelen durar un par de meses, repartidos en sesiones semanales de una hora.

En la primera sesión hablaremos de tu objetivo, te haré preguntas para conocerte a ti, a tu entorno y a tus circunstancias y firmaremos un contrato donde me comprometo, entre otras cosas, a mantener la estricta confidencialidad de nuestras futuras sesiones.

Entre una sesión y la siguiente normalmente habrá una semana de distancia. Durante esa semana realizarás algún tipo de ejercicio que te encargaré siempre al final de cada sesión.

Todas las sesiones tendrán un propio plan de acción y un objetivo concreto.

A lo largo del proceso y una vez definidos los objetivos, observaremos juntos tu realidad y vas a elaborar una estrategia para llevar a cabo tus metas, explorando juntos tus opciones y tus recursos.

No te voy a aconsejar, ese no es mi cometido, ya que todas las soluciones van a salir de ti. Mi objetivo es sacarlas de dentro. Todo lo que sale de ti siempre tendrá mucha más fuerza que lo que viene desde fuera (ya sea en forma de orden, sugerencia, consejo o gritos de guerra tipo ¡enséñame la pasta!). Pero dentro de ti también podemos encontrar obstáculos, como creencias limitantes, y también estaré allí para ayudarte a superarlas, ya que conozco técnicas para ello.

Como ya he dicho en varias ocasiones, el Coaching está enfocado cumplir unos objetivos concretos. Por eso vamos a trazar un plan de acción, no sin antes evaluar los riesgos y consecuencias, su sostenibilidad y también vamos a marcar unas etapas y unos hitos o indicadores dentro de ese plan que te ayudarán a ir evaluando los resultados.

No hay fórmulas mágicas y yo, desde luego no hago milagros. Simplemente aplico técnicas para que los milagros los hagas tú mismo. Y, de verdad, te sorprenderás de lo que tú solo eres capaz de hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba